Emprender

Una luz al final del túnel

A veces, antes de comenzar a escribir acerca de un tema en particular me gusta empezar por el origen o, mejor dicho, la etimología de la palabra en cuestión. La palabra Emprender tiene sus raíces latinas y significa “empezar a hacer alguna cosa difícil” Sus componentes son:  el prefijo in (hacia adentro) y prehendere (atrapar). Haciendo una pequeña investigación, me gustó mucho como la define la Rae (Real Academia Española) y verán porqué: “Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. ¿¿¿Especialmente si encierran dificultad o peligro ¿captaron?

Nadie ha dicho, al menos yo nunca lo he escuchado, que emprender sea tarea fácil. La humanidad está repleta de ejemplos e historias de emprendedores y emprendedoras dignas de libros, películas o series de Netflix.

Tan famoso es el caso del conocido empresario Henry Ford, quien masificó el automóvil fabricado en serie. Con apenas una educación elemental, logró transformar hasta hoy la forma de las ciudades y la vida de quienes las habitan. Y no sólo masificó el uso del automóvil, sino que impuso paradigmas empresariales que trascienden la industria automovilística. «Los hombres superficiales creen en la suerte y las circunstancias. Los fuertes creen en las causas y sus efectos»H. Ford. A quienes les interese saber más acerca de su figura existen películas así como varios libros basados en su vida.

Así como Henry Ford, también está Steve Jobs, los creadores de Google, de Facebook, de Starbucks y del Walmart. Todos ellos tienen factores en común: Ir en contra de las reglas y correr riesgos. “Perder” en algunas ocasiones, no significa que serás un fracasado/a para el resto de tu vida, tal vez necesitabas tener esa experiencia de “¡uff fallé otra vez!” pero que en el fondo te estés preparando para dar un gran salto.

Con esto no me refiero precisamente a que todos los emprendedores deban hacer que la historia de la humanidad marque un antes y un después (aunque si eso sucede sería genial, si se trata de hacer aportes), ni que serán nombrados dentro de las personalidades más destacadas de la historia, ni que vuestros nombres figuren en los escritos de los directores de cine para realizar la película de sus vidas. No, no se trata de eso (solamente) pero si nuestra propia historia, nuestra propia línea de acontecimientos se ve un día, gracias a un sueño premonitor (hay muchos casos), inspirada en hacer o crear algo totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados, una “voz interior” que nos instiga a seguir ese instinto de a lo que nos sentimos llamados, abocarnos para eso a los que “somos buenos”. Tampoco se trata de dejar nuestros empleos de un día para otro así sin más, aunque a veces es forzoso hacerlo, en pos de nuestro sueño, pues corremos riesgos innecesarios y un muy posible descalabro económico, pero sí podemos ir visualizando a lo que queremos llegar.

En el escenario ideal, la idea es ir “amasando” la imagen antes de dar el salto, tener cierto “colchón” económico también es un aspecto fundamental, pues aportaría cierta tranquilidad en caso de imprevistos. Tal vez ir haciendo nuestro trabajo “formal”, por un lado, pero empezar a darle forma y a materializar, por el otro, eso que realmente nos motiva y que hace que muchas veces no podamos pegar un ojo en las noches sólo pensando y pensando cómo poder por fin materializar nuestro sueño: ¡¡poder ser independientes y vivir de lo que nos gusta y apasiona!! Con esto seguramente no cambiaremos el curso de la historia, pero sin duda podemos darle un gran giro y sentido a NUESTRA PROPIA HISTORIA e incluso a nuestro entorno cercano, ya sea familia, vecinos y amigos.

Me gustaría, antes de seguir, que no a todos les mueve el hecho de independizarse y emprender un negocio propio o familiar. Muchos se sienten más cómodos trabajando en un horario, sueldo y quehaceres más o menos fijos. Hay casos incluso, donde el emprendimiento se comienza bien entrados los años o nunca… Y es que esto se trata, como todo en la vida, de libre albedrío y lo que deseamos para nuestras propias vidas.

Hablaba recién acerca del emprender y cómo, en un escenario ideal, comenzar a idear, planificar y organizarnos para luego dar forma a nuestro sueño ya sea individual o en colectivo, sin embargo, hoy ese escenario ha cambiado abruptamente y muchas veces no se alcanzó a idear con tiempo nuestro emprendimiento, o no tuvimos el tiempo para generar ese colchón económico que es el ideal para sentirnos un poco más seguros. EL Covid-19, no sólo trajo una alerta y una crisis en términos de salud, sino que se ha transformado en un episodio que está marcando la historia con un antes y un después. Junto con el colapso en los sistemas de salud, se está viviendo una crisis económica a nivel mundial. Los despidos y la cesantía, por el cierre de innumerables empresas y negocios, ha dado como resultado un sinnúmero de desempleados. La cesantía ha golpeado fuerte. Es difícil dar consejos a quienes en estos momentos lo están pasando mal, pues la incertidumbre económica está por todos lados y la sensación de derrumbe e inestabilidad hace denso hasta el aire. Sin embargo, muchos han visto en esta oscura atmósfera, una luz al final del túnel. El Emprendimiento.

Aterrizaje forzoso… por un motivo u otro he perdido mi fuente laboral. Las cuentas no tienen un botón que diga “pausa”, el arriendo hay que seguir pagándolo, las cuotas del banco, los alimentos, los insumos básicos de higiene, no pueden faltar, ¡¡¡menos ahora!!! Hay ansiedad, ¿estoy comiendo más? ¡¡Necesito una taza de café o un trozo de pastel o chocolate…eso se compra señores!! ¡¡Los que tienen hijos, uf!! Imagino la incertidumbre. Ok, no hay tiempo para la pesadumbre. Hay que actuar y pronto…este no es el fin (no por ahora) llegó el momento de los y las emprendedoras que hasta hace poco no se habían atrevido a dar el salto o ahora, simplemente, no les queda otra opción. ¿Para qué soy bueno/a? ¿Qué habilidad tengo, que incluso me había destacado en ello, pero que ahora puede ser mi salvavidas? ¿Esas manualidades que antes quedaban en el espacio de matar el aburrimiento o para ayudar a los hijos en las tareas del colegio, de pronto se vuelven una espectacular idea de negocio? ¿Tengo un computador y hasta sólo un par de meses atrás sólo lo usaba para ver películas y de pronto me asaltan ofertas para trabajar a distancia escribiendo crónicas de viaje por internet? Hace rato que ando con la idea de vender… ¿sal de mar con mezclas de especias? Soy seco/a ilustrando, pero ahora quiero usar este talento no sólo para distracción, sino que haré que mis dibujos se estampen en poleras, polerones y pecheras, que a su vez les servirán a otros emprendedores como yo para dar a conocer su negocio, esto me va gustando, no todo es oscuridad ¿Y qué tal si esos cócteles que preparaba para los encuentros con amigos, resulta que ahora los vendo por internet y están teniendo muy buenos resultados? (Caso real, en Santiago de Chile) si hay pandemia, entonces se brinda por la vida…

Pues bien, si de todo esto que he escrito te he inspirado para atreverte, me alegro montón y de paso te felicito ¡tu momento ha llegado!

 ¿Sentiste el escalofrío??

Si sentiste el llamado, tenemos buenas noticias para ti, emprendedor o emprendedora. En Eco3r contamos con una serie de prácticos envoltorios o packaging reutilizables para que utilices en la venta de tu producto, el que puedes personalizar con el logo de tu negocio y darle una bonita presentación a lo que quieras vender, sean éstas esas joyas que tenías en mente hacer, mezclas de sales gourmet, bijoutería, suculentas, figuritas de cerámica o madera, ¿tejidos para el invierno que se acerca?  ahora tienes el tiempo!! Y nosotros, que también somos un emprendimiento familiar y te entendemos, apoyamos y asesoramos con tu nuevo proyecto entregándote no sólo el servicio de manufacturar el envoltorio reutilizable que requieras (o pechera, mochila, o packaging para entregas de compras de verduras o mercadería con despacho a domicilio, por ejemplo), sino que también ofrecemos un estupendo servicio de diseño para que juntos encontremos la mejor opción para tus envoltorios, y que mejor que estos sean reutilizables!!

Te esperamos entonces para recibir tus consultas y ayudarte con ese empujoncito que necesitas para llegar a más publico utilizando nuestros envoltorios reutilizables y 100% chilenos.